Deco

¡Buenos días de viernes!

Este miércoles le dábamos la bienvenida al mes de Marzo y ahora si que si es inevitable pensar que se acerca la primavera; el mes de las flores, el color, la luz...

El sábado pasado tuve el placer y el honor una vez más de organizar en Barcelona una experiencia maravillosa para un grupo de mujeres encantadoras.

Todas ellas con sus particularidades, sus proyectos, su personalidad... Y todas ellas con las mismas ganas de compartir una mañana diferente, de dedicarse un tiempo y un espacio que muchas veces no saben encontrar, con muchas ganas de escapar de la rutina y de los quehaceres diarios para escucharse un poco y a otras mujeres afines y como no, dejarse llevar sin más preocupaciones que la de disfrutar.

¡Buenos días de lunes!

¡Mamma mía como pasan los días! Si dentro de ná hará ya un mes que estuvimos de viaje en Hamburgo... y como lo prometido es deuda, hoy os hablo del alojamiento que escogimos para disfrutar de esta maravillosa ciudad del norte de Alemania.

Recuerdo que estuve buscando hotel como una loca y decir que, unos ponían que estaban muy alejados del centro de la ciudad, de otros los comentarios no eran nada buenos, después estaban los precios por lo que pintaba ser una mierdita de alojamiento... así que me empecé a desesperar y decidí ponerme a buscar en Airbnb a ver si tenía más suerte. ¡Y vaya si la tuve!

Ayer hizo un día espectacular en Barcelona. Sol radiante, buena temperatura, cielos despejados, muchísima luz... y a una sin querer se le echan encima las ganas de primavera! Días como los de ayer nos avisan de que la estación de las flores está a la vuelta de la esquina (¡y yo encantada, claro!).

Y no hay nada que me pueda gustar más cuando empieza a mejorar el tiempo que huir los fines de semana de la gran ciudad condal y desconectar en nuestro rincón favorito del mundo; un pequeño pueblo pescador de la provincia de Tarragona donde hemos crecido, pasado los mejores veranos de nuestra vida y donde Floureto y yo nos conocimos.

Los que me seguís por las redes sociales ya pudisteis ver que en Noviembre, con pocos recursos, mucha imaginación y una buena dosis de maña, renovamos por completo nuestra habitación en el pueblo.

¡Y este es el resultado! Espero que os guste.