desayuno Tag

¡Buenos días!

Día tras día cuando comparto las fotos de mis desayunos con vosotr@s a través de mi perfil de Instagram sois much@s los que me preguntáis a través de los comentarios o mensajes directos de la aplicación que en que consiste exactamente lo que me he comido, que tiene muy buena pinta o que necesitáis ideas para desayunar.

Pues bien, lo que voy a hacer hoy, que es explicaros exactamente en que ha consistido un desayuno en concreto y como se prepara, voy a intentar hacerlo más veces a partir de ahora.

¡Allá vamos con el primero!

¡Bueeeeenos días! Si, hoy me he levantado con ganas de plantarte delante una dulce tentación para que no puedas resistirte a ella. ¿Pero tiene o no tiene buena pinta? Si el fin de semana o ahora que estáis de vacaciones preparáis este llamativo vasito de yogur para desayunar seguro que dejáis a más de uno/a con la boca abierta. ¡Y sino que se lo digan a Floureto! Aún recuerdo la expresión de su cara el otro día cuando salió de la habitación recién levantado y me vio en plena acción fotografiando la cosa. ¡Difícil de borrar! Puede parecer algo muy elaborado o muy complicado ¡pero nada más lejos de la realidad! ¿Y el resultado no puede ser más bonito y especial, verdad? Encima he aprovechado una fruta de temporada que a mi me encanta, ¡los melocotones! ¿Qué ricos están, eh? No me enrollo más y dentro receta.

Mi niño no para. No para quieto ni su cuerpo ni su imaginación. A veces me pregunto a qué edad nos empezamos a cansar los mayores… Mi pequeño cuando volvemos a casa juntos y ve el portal ahí a lo lejos, al final de la calle, sin ápice de agotamiento o pereza, echa a correr hasta casa. ¡Y me dice “venga mama corre! Corre!”. Y yo no corro. Yo no soy un niño y no voy a correr a menos que me ponga mi calzado de running o me persiga un tigre… Cosa poco probable en mis lares. Mi niño no se cansa. Pero hay algo que nos gusta mucho hacer en casa y que mantiene a mi hijo quieto: el cine. Todos en casa somos apasionados del cine,  y creo que, desde que descubrimos que era algo de lo que podíamos disfrutar todos juntos, todavía nos gusta más.

¡Buenos días a todos y a todas!

Sé que este tipo de post los esperáis con ansia tanto las afortunadas que habéis podido asistir como todos aquellos/as que habéis disfrutado del encuentro a través del otro lado de la pantalla; así que hoy POR FIN os cuento con más detalle todo lo relacionado con el último CDBMeets, que como sabéis fue en la preciosa ciudad de Valencia, y os dejo con las maravillosas fotografías que tuvimos la suerte de que nos hiciera ese día Gemma de Tilaq Estudio y que por cierto, hablan por si solas.

¡Ahí va!

Soy Sonia, de Entre Harinas, pastelera, fotógrafa y una enamorada de los desayunos bonitos y el slow life. Os podéis imaginar pues la ilusión que me hizo cuando Anna me encargó el desayuno para su experiencia CDB es la hora del té en Barcelona. Y aún más cuando me pidió formar parte de esta bonita comunidad de desayunantes como colaboradora ¡No me lo podía creer! Así, que aquí me tendréis a partir de ahora, rodeada de mucho talento y personas afines y bonitas. Haciendo del desayuno el mejor momento del día con las recetas que podréis encontrar en algunas de las experiencias CDB. ¡Sólo espero estar a la altura! ¿Empezamos con estos deliciosos sablés con crema de limón?

 

¡Buenos días de viernes!

Este miércoles le dábamos la bienvenida al mes de Marzo y ahora si que si es inevitable pensar que se acerca la primavera; el mes de las flores, el color, la luz...

El sábado pasado tuve el placer y el honor una vez más de organizar en Barcelona una experiencia maravillosa para un grupo de mujeres encantadoras.

Todas ellas con sus particularidades, sus proyectos, su personalidad... Y todas ellas con las mismas ganas de compartir una mañana diferente, de dedicarse un tiempo y un espacio que muchas veces no saben encontrar, con muchas ganas de escapar de la rutina y de los quehaceres diarios para escucharse un poco y a otras mujeres afines y como no, dejarse llevar sin más preocupaciones que la de disfrutar.

 

Esta es la historia de una mujer del sur de España e un inquieto italiano que se conocen durante un viaje a la India.

Parece mentira pero a pesar de que crecieron en puntos geográficos muy distintos ambos se han criado de una forma similar. Sus respectivas familias les inculcaron valores muy parecidos y les transmitieron desde bien pequeños su pasión por los productos frescos, naturales y la elaboración artesanal.

Yo sé que sois muy cotillas así que seguramente en estos momentos os estaréis preguntando: "¿Y que ocurrió durante ese viaje tan exótico?" ¡Pues que se enamoraron!

Así que el joven italiano atraído por la alegre vida de un pueblo de típicas casas blancas de Almería y por la apuesta mujer decide dejar atrás toda su vida en Milano y empezar una nueva aventura en España junto a ella.

Ambos deciden crear un proyecto juntos (¡no solo familiar!) y poner en práctica todos esos valores, habilidades y conocimientos que les inculcaron su respectivas familias desde pequeños y que por supuesto comparten y les unen.

Y así es como nace Lorusso Heart Made Food, productos elaborados de forma artesanal con mucho arte y una gran dosis de cariño y corazón.

¡Buenos días!

Antes de comenzar, quiero agradecerle a Anna la confianza que ha depositado en mi prestándome su blog! Un blog que he leído y seguido desde sus inicios y ahora, por primera vez estoy a este lado escribiendo un post! mi primer post! Miro la pantalla y no se por dónde empezar y me asaltan dudas ¿Estaré a la altura? ¿Gustará? Sólo os pido un poco de paciencia hasta que me acostumbre a teclear y escribir tan bien como lo hace Anna y el resto de super compañeras que tengo en este blog ;)

Primer post... ¡Allá vamos!

¿No te parece que hoy en día se les exige mucho a los niños? Me refiero, sobre todo, en el cole. No sé, me fijo en otros países en los que tienen patio cada hora, o no tienen tantos deberes… En fin, sin adentrarnos mucho en todo este politiqueo, que tela la cola que trae, a los niños hoy en día se les exige demasiado. A los 5 años ya tienen que leer. A los 6, escribir con buena letra (por cierto, ¿qué es eso de “buena letra”?). A los 8, las tablas de multiplicar…

Sus lindas cabecitas están a tope desde muy temprana edad. Y por todo esto te recomiendo el desayuno de hoy.